RIBEIRA – Preocupante sobreprotección del parque natural de Corrubedo

PLAYA-VILAR-ARGAZO-5

PLAYA-VILAR-ARGAZO-6

Todos los que fueron este domingo a la playa ribeirense de O Vilar pudieron ver estas estampas de las toneladas de argazo que se extendían por buena parte del arenal pero, sobre todo, las que se concentraban, posiblemente debido a las corrientes, en la zona de As Martiñas, en donde comienza la parte nudista. Allí alcanzaba una altura de metro y medio, pero había quien decía que incluso podría ser algo más. El hecho de que sea parque natural impide que se pueda retirar, además de que está considerado como restos orgánicos y no como basura, que si que se puede eliminar. Pero, ¿alguien ha pensado el problema de salud que se puede generar si no se retira todo ese argazo? Para empezar, y sólo en las primeras horas esa zona se empezó a llenar de moscas y el mal olor era insoportable, causando molestias a los bañistas de una playa distinguida con la bandera azul. A muchos ni se les ocurría acercarse, extendiendo sus toallas a más de un centenar de metros de distancia, y los que tomaron fotografías o vídeos lo hicieron cierta distancia. Y que puede pasar cuando la situación se agrave si no se retira una vez que se pudra todo ese argazo: me atrevo a decir que, por tanto preservar, se puede causar un grave problema de salud pública. A lo mejor, lo que se pretende conseguir es ese tipo de turismo que luego sube a las redes sociales esas imágenes que en nada ayuda en la promoción turística de la localidad, como sucedió un día antes con el jabalí muerto en un atropello en la carretera AC-302, a su paso por la parroquia de Oleiros, y que provocó que los visitantes se parasen a hacerles fotos y videos como si de un monumento o atractivo turístico se tratase. Y mientras tanto, los que acuden a visitar esas dunas se marchan con la decepción de no poder verla todo lo cerca que desearían, ante la prohibición de pisarla con amenaza de sanción. Todo ello fruto de esa sobreprotección.

¿Alguien ha pensado en lo que se ha convertido esta superficie protegida? Desde mi humilde opinión, considero que de tanta sobreprotección, están matándolo. Un claro ejemplo lo tenemos en la “gran duna móvil”, en la que resulta casi imposible ver la arena en su parte superior, pues está cubierta por un manto verde, que lo convierte más en un campo de fútbol que en un arenal. Y i damos una vuelta por el parque natural, no se hace más que ver maleza por diestra y siniestra, lo que da más sensación de abandono que de protección. Y que decir de los propietarios de esos terrenos, pues cabe recordar que pertenecen a particulares con nombres y apellidos que no hacen más que quejarse de que casi no pueden hacer nada en ese terreno, y que cuando lo hacen, como es con el cultivo de maíz, llegan las manadas de jabalíes y echan por tierra varios meses de trabajo. No me extraña que entre estos dueños sea muy fácil escuchar que prefieren que les dejen como estaban antes de la declaración como parque natural, pues desde entonces sólo se han dado agigantados pasos atrás. Incluso, se preguntan “¿qué será lo próximo?”. Están cansados de que se les prometa la aprobación de un plan de usos el parque natural de Corrubedo y siguen esperando. El tema se está dilatando en el tiempo que lo único que esperan ahora es desaparezca esa sobreprotección que está matando esa superficie.

¿Hay alguien interesado en que todo esto muera? ¿Qué buscan? A este ritmo, y si nadie toma medidas, parece que sólo quedará una gran superficie cubierta por la vegetación, y que se escuche aquello de “sálvese quien pueda”. Pero, yo no me resisto a que dejemos morir algo que hasta hace unas décadas la duna móvil era la envidia para otros lugares, pues se trataba de la carta de presentación del municipio de cara al turismo. Lo extraño es que las estadísticas que se difunden señalan que la cifra de visitantes no hace más que aumentar. A lo mejor es que, los visitantes vienen a ver nuestra peor cara, como a tomar imágenes de un jabalí muerto e invadido por insectos que hay abandonado en el arcén, o la maleza que invade una gran superficie protegida. Me resisto a pensar que eso sea cierto. Yo quiero algo mejor.

Anuncios