RIBEIRA – El Concello requiere a las comunidades de vecinos que se abstengan de usar azufre en polvo para evitar orines de perros

Las sanciones por infringir la ordenanza de limpieza al no recoger las deposiciones de animales oscila entre 30 y 90 euros

P17 F2

Después de los episodios que se registraron en el casco urbano de Ribeira con el depósito de azufre en polvo en algún portal y en el acceso a un garaje con la pretensión de que evitar que los perros orinen en esos espacios, el Ayuntamiento ha requerido ya a las comunidades de vecinos en las que se registraron esas incidencia para que, aunque por ahora se desconoce la autoría, se abstengan de realizar esas prácticas, por ser una sustancia tóxica, inflamable y su uso en la vía pública está prohibido por ley.

En relación a la instalación de botellas de plástico llenas de agua
delante de las fachadas de viviendas y negocios, desde el Concello ribeirense indican que no han recibido quejas al respecto y que, a falta de una confirmación definitiva, no parece contravenir ordenanza alguna. Responsables municipales precisaron que se trata de una práctica muy extendida desde hace tiempo y que se ha convertido en una tradición por la creencia de que ahuyenta a los canes que buscan un sitio en donde orinar o realizar sus deposiciones. En este sentido, la normativa de limpieza establece que se podrán realizarse ese tipo de vertidos en las bocas o rejillas de los sumideros que hay en las calzadas para la recogida de aguas pluviales.

Desde el Ayuntamiento de ribeirense se incidió en la idea de que quienes verdaderamente está incumpliendo la normativa vigente, en este caso, la de limpieza, son los dueños o tenedores de perros que dejan sus deposiciones o que orinen en la calle sin que luego las recojan o eliminen de forma inmediata, como exigen la normativa. En este sentido, el artículo 14 de la ordenanza municipal de limpieza de Ribeira establece que las personas que conduzcan perros u otros animales por las vías o espacios públicos, además de llevarlos atados y cumplir otros requisitos establecidos, deberán impedir que depositen sus defecaciones en cualquier lugar destinado al tránsito de peatones. Su infracción está considerada como un hecho grave y acarrea una multa de entre 30 y 90 euros.