RIBEIRA – Vierten azufre en polvo en un portal de un edificio de Abesadas, pese a estar prohibido por la ley por suponer un grave peligro, para evitar que los perros orinen en él

Los Bomberos del parque ribeirense recogieron un vertido de azufre en el portal de un edificio de la Rúa Carlos Casares

IMG-20150806-WA0031

Los Bomberos del parque comarcal de Ribeira acudieron al barrio residencial de Abesadas, en pleno casco urbano de la capital barbanzana, a las cinco menos veinticinco minutos de la tarde de este jueves, tras recibir un aviso de una concentración de polvos de un producto químico que podría ser azufre y que estaba alrededor de la columna de un portal de la Rúa Carlos Casares. Esos profesionales pudieron corroborar que se trataba de ese tipo de sustancia tóxica, inflamable y no soluble en agua, por lo que la solución para su eliminación no podía pasar por baldear el azufre, sino que tuvieron que seguir en todo momento el protocolo de limpieza y recogida que indica su ficha de seguridad. Por ello, mezclaron sepiolita absorbente con el azufre y lo depositaron en una bolsa. Una vez lo retiraron ya pudieron proceder a realizar un baldeo con agua de la zona, para que no quedase sobre la acera el más mínimo resto de la sepiolita utilizada. A continuación, fue la patrulla de la Policía Local de Ribeira la que se desplazó también para intervenir en dicha incidencia, haciéndose cargo de los restos de azufre para ponerlos en manos de una empresa especializada en este tipo de residuos, en concreto de la empresa Urbaser.

Se sospecha que fue una vecina la que vertió el azufre en polvo en el portal siguiendo la creencia popular de que esa sustancia repele a los perros y así se evita que acudan a orinar en las fachadas de los edificios. Sin embargo, los Bomberos de Ribeira apuntaron que no existe constancia científica sobre ese efecto. Estos profesionales de emergencias indicaron que, al contrario de eso, se trata de un producto químico que presenta graves riesgos para la salud de las personas y los animales, además de que, como ya se indicó más arriba, es inflamable, por lo que presenta peligro de incendio. Del mismo modo, puntualizaron que el uso de este tipo de productos químicos está prohibido por ley, por lo que ruegan que este tipo de hechos no se repitan.

De hecho, el vecino de la Rúa Xohana Torres -en el mismo barrio de Abesadas- que alertó de la presencia de ese producto químico en el portal vio afectadas sus vías respiratorias al acercarse demasiado al vertido e inhalarlo para tratar de descubrir de que se trataba a través del olor que desprendía. Debido a los problemas que le pudo acarrear tal situación, pues se quejaba de que le picaba la nariz y la garganta, recibió la recomendación de acudir a un centro de salud u hospital para que le hicieran una revisión o darle un tratamiento adecuado por si dicha inhalación pudiera haberle afectado al sistema respiratorio.