BOIRO – Un furtivo agrede a dos vigilantes de la Cofradía de Cabo de Cruz y logra darse a la fuga

IMG_20150714_004156

Imagen de los rasguños que sufrió uno de los vigilantes durante el forcejeo

Dos guardapescas de la Cofradía de Pescadores de Cabo de Cruz fueron agredidos por un furtivo en torno a las once de la noche de este lunes y tuvieron que ser atendidos en el centro de salud de O Saltiño de las lesiones y heridas sufridas, uno en un brazo y el otro en el cuello, principalmente, durante el forcejeo que mantuvieron. Los hechos sucedieron cuando esos profesionales sorprendieron a tres individuos extrayendo de manera ilegal una abundante cantidad de marisco en la playa de A Marxa, para lo que estaban utilizando una orquilla. Los vigilantes estaban aguardando la llegada de la Guardia Civil en la entrada de la fábrica Paquito se acercaron a uno de ellos, al que conocen por el apodo de “O Chalán”,  que en ese momento cargaba una bolsa de gran tamaño con almeja en su vehículo y se introdujo en el mismo, donde le esperaba su mujer. Al parecer, según el testimonio de los guardapescas, uno de esos vigilantes estaba llamando a la Benemérita, un momento en el que ese individuo bajó del coche y se dirigió a los guardapescas en tono amenazante para tratar de evitar que le incautasen el marisco. De hecho, les plantó cara  y empezó a golpes y empujones con ellos y a uno le agarró de un brazo, mientras que el otro lo sujetó por el cuello, dejándolo casi sin respiración. Tras  conseguir dejarlos tocados, ese furtivo acabó huyendo en un coche en el que, al parecer, le estaba esperando su mujer.

Por otro lado, la Guardia Civil se incautó en la tarde de este lunes en Rianxo de unos 30 kilos de mejillón que llevaba un individuo en dos capachos. Según pudo saber “loqueyotedigo”, estaba previsto que ese producto fuera llevado hasta el Intecmar para ser analizado en sus laboratorios, dado que en la actualidad están cerrados todos los polígono de bateas debido a la toxina. En el caso que los resultados de las pruebas que se realicen a ese mejillón den positivo, el individuo al que se le incautó ese producto, que está perfectamente identificado, se procederá a su detención por un delito contra la salud.