RIBEIRA – “O Perreras” reaparece para mandar de nuevo a su padre al hospital con diversas fracturas

DSC_0453DSC_0454

Desde que en la noche del pasado sábado le prendió fuego a un galpón pegado a la casa que comparte con su padre, al que le propinó varios golpes que lo llevaron a recibir asistencia sanitaria, no se volvió a saber nada de “O Perreras”. Pero a última hora del jueves reapareció en la citada vivienda para volver a mandar a su progenitor, Andrés Seráns Olveira, que ya se encontraba en un estado delicado, al Hospital do Barbanza con diversas fracturas, entre las que figuran varias costillas, la mandíbula, la nariz, un pómulo y otras muchas heridas y magulladuras, como lo demuestran las imágenes en exclusiva que acompañan esta información. Después de eso, volvió a dar muestras de su «valentía» y desapareció. Como ya ocurrió la vez anterior, «O Perreras» supuestamente lo agredió brutalmente sin mediar palabra y el padre sospecha que puede tener que ver que se debió a la denuncia que presentó contra su hijo por la paliza que le propinó el pasado sábado, día 6 de junio. En esta ocasión, parece que la denuncia surgió por parte del médico que lo atendió en el complejo hospitalario ubicado en Oleiros.

El padre estaba tan dolorido y casi no podía caminar, que se llegó a arrastrar por la calle que atraviesa el lugar palmeirense de Lomba, dejando un buen reguero de sangre en la misma, para buscar el auxilio de su hermano Manuel. Este último lo acogió el pasado fin de semana y durante unos días hasta que se enteró que tanto su hermano como “O Perreras” lo denunciaron por una falta de amenazas, como ya informó «loqueyotedigo».

La Policía Nacional mantiene la orden de busca y captura de “O Perreras” por la comisión de varios delitos, además de por haber contra él una requisitoria para ingresar en prisión por incumplir los trabajos a la comunidad por los que se le conmutara una condena de cárcel. De hecho, además de las lesiones, también se instruyen diligencias por un presunto delito de maltrato animal, pues en el recinto de la casa hay el cadáver de un perro y otros animales están en tan mal estado que parecen estar muertos. Al lugar acudió personal de la Xunta con un camión y acompañado de personal de la comisaría para llevarse los animales, pero finalmente el hermano del agredido decidió que se hacía cargo de todos ellos, a excepción de los canes, que se los llevaron para la perrera de Ribeira.

Al cierre de esta edición seguía sin aparecer, pese a haberse recibido informaciones de que lo vieron con un amigo.