A POBRA – El accidente mortal en la carretera AC-305 reabre el debate sobre la necesidad de medidas de seguridad

DSC_9998
El grave accidente de tráfico registrado poco después de las cinco de la tarde de este miércoles en el tramo de la carretera autonómica AC-305 que atraviesa por A Devesa, a la entrada de la villa, y que le costó la vida al octogenario Juan Simil Lijó, no ha hecho más que reabrir una vez más el debate sobre la necesidad de establecer medidas de seguridad para tratar de evitar, en lo posible, este tipo de tragedias. De hecho, ha vuelto a surgir la demanda de instalar controles de radar como medida disuasoria para que no se rebase la velocidad máxima permitida para ese trayecto, que está limitada a 50 kilómetros por hora.

En este sentido, en el vecindario hay quienes creen que llegaría con poner ese tipo de sistemas avisando con anterioridad que ese tramo está controlado por radar, pero otros creen acertado lo que se hizo durante unos días con coches camuflados y que permitieron descubrir un buen número de incumplimientos. Sin embargo, hay quien cree que, independientemente de si se hace eso o no, lo que no se puede es dejar la situación como está y que deben ponerse obstáculos para que los conductores no le pisen en exceso al acelerador. El alcalde en funciones de A Pobra, Isaac Maceiras, indicó que al que le suceda al frente del
gobierno local le deja un informe elaborado sobre la seguridad vial en las carreteras que atraviesan el municipio, y las recomendaciones para acabar con ese problema y no haya que lamentar más muertos.

Por otro lado, la directiva del Liceo Pueblense hace suyo el dolor de la lamentable pérdida de Juan Simil Lijó, uno de sus socios, y agradece la asistencia a la conducción del cadáver que tendrá lugar este viernes, a las 5.15 de la tarde, desde el tanatorio Jesús del Nazareno a la iglesia parroquial de Santa María A Antiga do Caramiñal, donde tendrá lugar un funeral y seguidamente será conducido al cementerio de Santa María do Xobre, donde recibirá sepultura.

Anuncios