A POBRA – Rescatan a un arzuano de 11 años herido tras caer por un barranco de ocho metros en las piscinas del río Pedras

Un niño de 11 años que estaba disfrutando de una apacible tarde en A Pobra con sus compañeros de excursión de un colegio de la localidad coruñesa de Arzúa tuvo que ser rescatado en torno a las siete y media de la tarde de ayer después de precipitarse por un barranco de unos 8 metros en la zona de las piscinas naturales del río Pedras. La voz de alarma la dio uno de los profesores alertase media hora antes de esta incidencia. De hecho, desde el Centro de Atención de Emerxencias 112 Galicia se solicitó la intervención de los rescatadores del helicóptero Pesca 1, pero regresron a la base una vez que los Bomberos confirmaron que el menor ya estaba a salvo y a punto de ser evacuado por una ambulancia de Urxencias Médicas.

Se cree que el niño pudo resbalar tras acercarse demasiado a borde del precipicio cuando realizaban una ruta de senderimo por el lugar y se deslizó por una zona de abundante maleza hasta parar en el suelo, también con gran cantidad de vegetación, aunque sobre una base pedregosa. El pequeño sufrió una fractura de un brazo, a la altura del codo, y también presentaba otras posibles lesiones en una pierna y rabuñazos en la cabeza, que posiblemente hubieran sido mayores de no haber ese zarzal que amortiguó los golpes que recibió.

Según indicaron algunos testigos a loqueyotediga”, al lugar se desplazaron las patrullas de la Policía Local pobrense y de la Guardia Civil de Boiro, que es la que se encarga de instruir las diligencias de lo ocurrido, así como efectivos de Protección Civil y los Bomberos de los parques comarcales de Ribeira y Boiro que, como no era posible llegar allí más que con un todoterreno, fueron los que desde la carretera general accedieron en una pick up hasta el lugar donde se encontraba el chiquillo, a un kilómetro y medio de distancia. Según algún testigo presencial del suceso, el niño estaba bastante asustado y dolorido.

Tras recogerlo en el punto donde cayó, los bomberos barbanzanos subieron al niño herido a una camilla de rescate para trasladarlo en el citado vehículo hasta donde aguardaba el grueso del operativo, para luego ser evacuado en una ambulancia del 061 al Hospital do Barbanza, donde a última hora de ayer le realizaban diversas pruebas médicas.

MOVILIZACIÓN DE EQUIPO PSICOLÓGICO

El medio centenar de escolares de Arzúa que participan en esa excursión se encuentran alojado en un camping de Porto do Son, a donde estaba previsto que se movilizase un equipo psicológico para atender a los pequeños pues, según fuentes consultadas, estaban muy afectados y nerviosos por lo que le ocurrió a su compañero. Sin embargo, pese a que desde el 112 Galicia pusieron a disposición de los afectados la ayuda especializada del Grupo de Intervención Psicolóxica en Catástrofes e Emerxencias (Gipce), una vez fue rescatado el menor de edad y se comprobó que, pese a tener un brazo roto, estaba bien, los escolares recuperaron la calma.