RIBEIRA – Arrecian las críticas por las largas esperas en Urgencias del Hospital do Barbanza debido a la insuficiencia de médicos

Hace mes y medio que la representante de la CIG en el Hospital do Barbanza, Marián Rodríguez, denunció la situación de saturación que sufrieron las Urgencias del complejo asistencial de Oleiros debido a los casos críticos, que bloquearon esa área al haber sólo dos médicos de guardia en horario nocturno. Ahora son los usuarios de ese servicio los que expresan su malestar por la falta de recursos humanos. De hecho, en las últimas semanas arreciaron las críticas por las largas esperas en Urgencias debido a la insuficiencia de médicos. Algunos de ellos reconocieron que presentaron las correspondientes reclamaciones, que no tienen que ver en ningún caso con la atención del personal, pues están seguros de que hacen lo humana y profesionalmente posible para atender a los pacientes.
Aunque la portavoz de la CIG indicó que esta es una época en la que se reduce la carga asistencial, que vuelve a incrementarse con la llegada del verano, varios usuarios manifestaron que no pueden entender que se les tenga esperando unas cuatro horas para atenderlos fueron el caso de una riveirense que el pasado 23 de abril acudió a las cuatro de la tarde por unos dolores que tenía tras sufrir una brutal caída y acabó saliendo del Hospital do Barbanza a las nueve de la noche después de realizarle unas placas. Indicó que un médico le dijo que desde el 20 de abril tenían un médico menos para Urgencias. Añadió que esa misma jornada otras tres personas también presentaron su reclamación. El pasado lunes acudió un padre con su hija de dos añosnque sufrió un traumatismo y un corte de 4 centímetros en la paste posterior de la cabeza, a la altura del hueso occipital. Tras llegar a las 21.50 horas y esperarbdurante casi dos horas sin ser atendidos, más que en la sala de evaluación, decidió marcharse al centro de salud de Riveira “para que la niña fuera atendida adecuadamente”, algo que logró pues en pocos minutos le pusieron unos puntos de sutura y se pudo marcha para su casa Rodríguez indicó que la gente reclama poco para todos los problemas que hay, pero precisó que ahora no es un momento conflictivo: “a situación está máis controlada, pero non porque se fixeran ben as cousas, pois o reforzo dun médico para atender polas tardes aos omovvacientes con patoloxías menos graves reduciu a súa presenza aos luns e dous venres de cada mes”. Desde la CIG solicitan que se mantenga el refuerzo todos los días, no se elimine personal aunque haya menor carga asistencial, sin esperar al verano a que llegue la avalancha.

Anuncios