RIBEIRA – Detenida una pareja por tráfico de drogas después de un largo y completo seguimiento

IMG-20150428-WA0002

Funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía destinados en Ribeira lograron este martes la desarticulación en un punto negro de venta de droga en un edificio del barrio residencial de Abesadas, en la capital barbanzana. Según pudo saber “loqueyotedigo”, después de la realización de un largo y completo seguimiento, ayer se procedió a la detención de un hombre y una mujer, cuyas identidades responden a Rafael Ángel R.V. y Rosa María P.D., de unos 46 y 35 años, respectivamente, y con antecedentes policiales, por un delito contra la salud pública en la modalidad de tráfico de estupefacientes. Se prevé que los dos arrestados puedan pasar a disposición de la autoridad judicial en las próximas horas.
En el vecindario llamó poderosamente la atención de algunos residentes la presencia en el comienzo de la Rúa Xohana Torres de dos coches patrulla y otro de camuflaje pertenecientes a la comisaría ribeirense, así como la entrada de varios de sus efectivos en el portal del
edificio número 4. Junto a ellos iba la secretaria del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 y un abogado, por lo que muy pronto supieron que se trataba de una entrada y registro en un domicilio. En torno a las tres de la tarde salieron los participantes en ese operativo, junto a la pareja detenida, y diverso material incautado, entre el que había diversos tipos y cantidades de drogas y dinero -todas ellas sin poderse determinar, al no trascender ningún dato de manera oficial- y que se sospecha pudiera proceder de dicha actividad ilícita.
Según fueron pasando los minutos durante la realización del registro domiciliario, algunos de los vecinos de otros edificios empezaron a especulr con la posibilidad de que se tratase de la pareja finalmente detenida, pues tal y como dijeron algunos de ellos “víanse cousas moi raras e un ir e vir de persoas a ese inmoble no que vive moi pouca xente”. Residentes en el mismo edificio en donde se ubica el piso donde se practicó el registro judicial llamaron la atención por el hecho de que a determinadas horas de cada día se escuchan muchos ruidos, sobre todo de portazos, y alguno dejó entrever que algo extraño estaba pasando, sin querer entrar en detalles.