A POBRA – Fallece de parada cardiorrespiratoria el guardia civil Juan Carlos Mariño

Me cuesta creer que haya pasado e incluso llego a pensar que se trata de una cruel pesadilla, y que cuando me despierte dentro de unas horas voy a volver a ver a Juan Carlos, Mariño -como lo conocíamos todos-, con su rostro sonriente, su amor a su patria y, de una forma muy especial, a su familia. Nos conocimos por motivos profesionales hace más de una década, pero muy pronto llegamos a conocernos lo suficiente como para entablar una buena amistad por lo buena persona que era y por su gran amabilidad, dejando a un lado todo lo que tuviera que ver con el trabajo. Me encantaba verlo llevar a sus nenes a entrenar y a las competiciones de kempo allá donde fuesen, y el se alegraba cundo yo regresaba de Santiago de ver ganar a mis chicos del Obradoiro, y así muchas cosas más que quedarán entre nosotros. Esperaba poder verlo este sábado, pero algo me dice que mis esperanzas no se verán realizadas. Me va a resultar muy difícil, por no decir imposible, volver a ir hasta A Pobra sin que me acuerde de él y de los buenos momentos que pasamos juntos. Desde este humilde blog le mando un fuerte abrazo a su mujer y a sus hijos, a los que le envío sus más sentidas condolencias en estos difíciles momentos.

Juan Carlos Mariño Romero, de 41 años y que estaba destinado desde hace más de una década en el puesto auxiliar de la Guardia Civil en A Pobra, falleció a media tarde de ese viernes cuando se encontraba realizando una revisión en una clínica médica privada de la Rúa da Paz, en pleno casco urbano de la villa pobrense. Este miembro de la Benemérita se encontraba de baja laboral desde hace bastante tiempo y por la mañana, como venía haciendo en los últimos meses, había acudido a una sesión de rehabilitación. Allí sintió un fuerte dolor en el pecho, por lo que prefirió no seguir con lo que estaba haciendo y se marchó. Mariño Romero decidió acudir a la referida clínica por la tarde para hacerse una revisión. Cuando le estaban realizando un electrocardiograma, este bravo agente del instituto armado había entrado en parada cardiorrespiratoria. Fue entonces cuando se movilizó una ambulancia de Urxencias Sanitarias-061 Galicia, que nada más llegar al lugar comprobó la gravedad de su estado y solicitó que acudiera el helicóptero.

Luego, desde dicho servicio asistencial, se solicitó la colaboración de la Policía Local de A Pobra para balizar la explanada portuaria próxima a la lonja con la finalidad de facilitar las maniobras de aterrizaje de la citada aeronave. Los médicos estuvieron una hora practicándole maniobras de reanimación, que resultaron infructuosas y falleció. Al lugar, acudieron sus compañeros de la Guardia Civil, que abrieron una investigación sobre las causas de la muerte judicial, para lo que habrá que esperar a conocer lo que determine la autopsia que se le practicará después de que fue trasladado por Pompas Fúnebres del Noroeste desde el centro de salud pobrense -a donde fue llevado por la ambulancia- hasta el Hospital Provincial de Conxo, en Santiago de Compostela. Está previsto que al mediodía de este sábado regresen sus restos mortales hasta A Pobra, en donde serán velados en el tanatorio de la Rúa Venecia. Del mismo modo, está previsto que en torno a las cuatro y media de la tarde del domingo salga el féretro en dirección hacia la parroquia de San Xoán de Saídres, en el municipio pontevedrés de Silleda, en cuyo cementerio será enterrado en torno a las seis y media de la tarde.

Anuncios