BOIRO – Una persecución a un conductor que iba bajo efectos de alcohol y drogas acaba con su coche estrellado

Un vecino de Abanqueiro de 30 años fue denunciado en la madrugada del domingo por la Policía Local de Boiro, que le atribuye dos delitos contra la seguridad viaria, en concreto, por conducción temeraria y por hacerlo bajo los efectos de alcohol y drogas. Su patrulla se encontraba parada en la Avenida de Compostela y observó como en sentido hacia el casco urbano iba un Peugeot 308 de color negro con una lámpara del alumbrado de cruce fundida. Por ello, le dio el alto, pero el automovilista hizo caso omiso a esa orden y siguió circulando, por lo que los agentes municipales iniciaron una persecución. La reacción del referido piloto fue aumentar la velocidad mientras iba por la Avenida da Constitución en sentido norte. El coche patrulla llegó a ir a 110 kilómetros por hora sin poder dar alcance al vehículo infractor.

Este último fue aumentando la velocidad en su trayecto, cruzando la intersección de las avenida Barraña y Constitución saltándose el semáforo en rojo, y rebasando a dos coches que estaban parados en doble fila. Al llegar a la rotonda de Abanqueiro, el conductor giró a la derecha para acceder a la DP-1106, pero el exceso de velocidad provocó que se saliera de la vía, se subió a la acera en la que derribó un árbol ornamental y, finalmente, chocó contra el bajo del edificio Anegral. El automovilista, que resultó ileso, aunque estaba aturdido, arrojó una tasa de alcohol de 0,64 y dio positivo en cocaína, opiáceos y cannabis. El coche fue retirado por una grúa y Protección Civil limpió la acera.

Anuncios