RIBEIRA – El proyecto La Ciudad del Mañana, que trata de recuperar el uso de espacios públicos, echa el cierre en la capital barbanzana

Ribeira acogió este viernes la clausura de la primera fase del proyecto “La Ciudad del Mañana”, que comenzó el pasado 26 de diciembre en Rianxo, continuó por Ames, Verín, A Pobra do Caramiñal y Mondoñedo, hasta llegar a la capital barbanzana. Este cierre llegó con el que fue el elemento estrella de estos meses, la cinta de balizaje, que adornó la Praza do Concello ribeirense, que fue invadida por varias decenas de niños participantes en la actividad.

Con esta acción se quiso transmitir que el espacio público es elemento fundamental en el desarrollo de la infancia. “Disfrutar de los diferentes lugares de una ciudad es una manera de generar vínculos de los niños con la zona que habitan, algo que está desapareciendo y los chiquillos dejan de vivir la ciudad y habitan en su caja (casa), se desplaza en otra caja  (coche) para llegar a una tercera caja más grande (colegio, centro comercial, polideportivo…)”, dijo la creadora de este proyecto, que lleva a cabo el equipo PØST Arquitectos, compuesto por Miguel Comesaña, Adrián de Arriba, David Balseiro,  Mercedes Lorenzo, Alberto Fuentes,  Patricia Solla, Emma López y Sandra González, con el apoyo de Apatrigal, COAG y Teais, y la colaboración de los ayuntamientos.

González indicó que hay dos cuestiones por las iniciaron “La Ciudad del Mañana”: ¿En qué momento la infancia interactúa con el espacio urbano? y ¿en qué momento los niños se sienten parte de su ciudad?. Y ahora señala que, tras 8 meses desarrollándolo, llega la hora de hacer una pausa para reflexionar, sacar conclusiones y prepararlo todo para retomarlo en diciembre en Mugardos, y con nuevas estrategias para el futuro de villas y ciudades.