O BARBANZA – Una cuarta parte de jóvenes necesita gafas por abuso de nuevas tecnologías

El colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia registró en O Barbanza 15.847 hojas de interconsulta -1.367 en 2016- desde el inicio del convenio Ollo cos ollos firmado con la Consellería de Sanidade y el Sergas en el año 2007. Como resultado de esos datos, desde este órgano colegiado se extrae que un 24,3% de los adolescentes y niños menores de 16 años necesitan usar gafas o lentes de contacto graduadas por padecer miopía y astigmatismo y, en algunos casos, hipermetropía, pero casi todas sin necesidad de corrección, y que ello se debe al uso prolongado de dispositivos electrónicos, tale como smartphones, tablets, ordenadores, videojuegos, e-books. “Mirar de cerca durante mucho tiempo supone un esfuerzo y puede provocar molestias. Nuestros ojos están hechos para ver de lejos y ocasionalmente de cerca”, explica el presidente del colegio, Eduardo Eiroa, quien destacó que el sistema visual está diseñado anatómicamente para trabajar en visión lejana y, de forma ocasional, en visión próxima (la distancia de visión próxima es aquella en la que se puede trabajar cómodamente con las manos a unos 30-50 centímetros de los ojos. Además, precisó que con los smartphones se da el caso de la “visión ultrapróxima”, ya que debido al tamaño de las pantallas es habitual que se sitúen a apenas 10 centímetros de distancia de los ojos.

Según Eiroa, aproximadamente un 75% de los usuarios de dispositivos electrónicos padecen el denominado síndrome de fatiga visual. Sus síntomas son las molestias oculares –tensión, pesadez de ojos, picores, quemazón, necesidad de frotarse los ojos, somnolencia, escozor ocular, aumento del parpadeo–, los trastornos visuales –dificultad al percibir los caracteres en las pantallas, visión borrosa al mirar de lejos, diplopia (visión doble) –, y síntomas extraoculares –cefaleas, vértigos y sensaciones de desasosiego y ansiedad, además de molestias en la nuca y la columna vertebral–. Para evitar estos trastornos, los e-books y tabletas electrónicas permiten una posición de lectura inclinada, con características ergonómicas. Para evitar o minimizar los problemas pueden causar estos dispositivos en la visión, los profesionales recomiendan limitar su uso –en el caso de menores de diez años es recomendable limitar su uso al máximo–, no utilizarlos a oscuras, procurar que la pantalla y los caracteres sean lo más grande posibles para utilizarlos con comodidad y que el contraste y los colores entre el texto y el fondo resulte cómodo. En caso de que aún persistan molestias oculares, el Colegio indica que lo ideal es acudir a un profesional para que ayude al paciente a evitar o atenuar las molestias.

Además, el presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia, señaló que las pantallas de estos dispositivos se iluminan constituyendo una fuente de luz led, lo cual supone una gran desventaja, ya que normalmente tener la mirada puesta en una fuente de luz directa causa fatiga visual. “Al tener la pantalla iluminada, muchas personas leen a oscuras provocando un estrés visual innecesario” –explican el presidente–. Y en concreto, en menores de diez años se aconseja limitar su uso al máximo. Para estos casos, indicó que se han creado unas nuevas lentes para los dispositivos digitales, con un filtro especial, que permite eliminar el exceso de luz azul que emiten estos dispositivos led. Las lentes adquieren un tono marrón amarillento muy tenue que permite observar con mayor comodidad las pantallas led.