RIBEIRA – Una plantación multitudinaria contribuye a que el parque de San Roque sea un pulmón más verde

Alrededor de 180 niños ribeirenses, acompañados de sus padres y otros familiares, así como sus profesores y educadores de la escuela infantil municipal, de la guardería Barbanziños del hospital comarcal y de la ludoteca O Xardín Ventureiro, disfrutaron durante la mañana de este sábado en el parque periurbano de San Roque de la celebración del Día de Árbol, en el que no quiso faltar el sol como uno de los grandes protagonistas. Desde que empezaron a llegar a ese pulmón verde de la capital barbanzana, ya se pudo ver que los chiquillos estaban deseosos de plantar en una zona próxima al mirador sus correspondientes pinos de pequeño tamaño, para que a partir de ahora puedan comprobar su crecimiento. De hecho, se comprometieron a acudir con frecuencia hasta ese espacio para darle los cuidados que precisan y regarlo.

Estaba previsto que los mayores que los acompañaban, junto con a asistencia de los jardineros municipales, se encargasen de  hacer lo propio con otros árboles de mayor envergadura, en concreto, dos plátanos de sombra. Pero, al final, fueron los niños quienes se encargaron de cubrir con tierra las raíces de esos árboles, bajo la mirada de las ediles ribeirenses de Educación y Medio Ambiente, Herminia Pouso y Elvira Pereira. La actividad remató con una sesión de cuentacuentos bajo el árbol d los cuentos.

Anuncios