A POBRA – Tres intentos para lograr desbloquear el teléfono móvil de Diana Quer antes de borrarse la información para siempre

cr-iphone-6-plus

El teléfono móvil de Diana Quer sigue siendo la principal prueba que tienen los investigadores de la Guardia Civil para aportar luz en este complejo caso y tratar descifrar algunas de las incógnitas sobre lo que le pudo pasar a la joven madrileña hace cinco meses, cuando se le perdió de vista en A Pobra. Los datos que contiene la memoria interna de dicho dispositivo es el objetivo que desde hace tres meses persiguen desde el departamento de Electrónica del laboratorio de Criminalística de la la Guardia Civil en la capial de España, pero por el momento aún no han posido acceder a la misma. Desde la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado están convencidos de que el terminal contiene información valiosa para avanzar en las averiguaciones y que las personas que pudieran tener relación con lo que le ocurrió a la adolescente en la madrugada del pasado 22 de agosto.

De hecho, están convencidos de que esas personas llegaron a introducir hasta siete códigos del pin con el supuesto propósito de borrar información que pudiera ser comprometida -fotos, vídeos y mensajes de texto o de audio-  del último cuarto de hora, pero ninguno de ellos era el correcto, y que posteriormente intentaron doblarlo antes de arrojarlo a la ría arousana, concretamente debajo del viaducto de la Autovía do Barbanza, muy cerca del litoral de Cespón, en donde fue encontrado por un mariscador cuando estaba faenando con un rastro. El número de veces que probaron con el pin para desbloquearlo lo saben por el mensaje que les proporcionó al encenderlo: “iPhone está desactivado. Reintentar dentro de 6 minutos”. Por ello, les quedan tres de los diez intentos posibles para poder reactivar el teléfono móvil y conseguir recuperar la información que contiene y que no se volcó en la copia de seguridad de la nube, pues de lo contrario se perderá, al borrarse la memoria.

Por otro lado, en cuanto al proceso de recuperación que se siguió del iPhone 6 de Diana Quer cabe recordar que fue transportado en un recipiente de cristal que contenía agua de la ría arousana para evitar que el teléfono móvil se expusiera al oxígeno de la atmósfera y, en consecuencia, a que se oxidase. Luego se desmontó la batería, pues se considera que el mayor enemigo para recuperar el contenido de ese dispositivo es la corriente eléctrica que pudiera contener. El siguiente paso fue limpiar la memoria con ultrasonidos, para acabar secándola con sílice durante diez días. Los peritos forenses de la BEnemérita lograron encender el terminar, pero por el momento no cuentan con el pin para activar todos los mecanismos del descifrado del teléfono. Para ello, los agentes trabajan en un sistema de duplicado de memoria para extraer la información que contiene y están en contacto con la empresa israelí que consiguió descifrar el código de acceso del iPhone del yihadista de San Bernardino.