RIBEIRA – Alertan de un fuerte olor a gas en la guardería municipal que se debió al atasco en el sistema de alcantarillado

DSC_0452.JPG

La dirección de la escuela infantil municipal de Ribeira alertó en torno a las dos menos diez de la tarde de este martes a la Policía Local y al Centro de Atención de Emerxencias 112 Galicia sobre un fuerte olor a gas en dichas instalaciones por una posible avería que causase un escape o fuga. Además de los agentes municipales, hasta el lugar se movilizaron efectivos del Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM) y una dotación del parque comarcal de Bomberos ribeirense, que realizaron las pertinentes comprobaciones.

Al acceder al interior de la guardería municipal pudieron comprobar la veracidad del aviso y según se fueron dirigiendo hacia el sótano su percepción era aún mayor, precisándose que podría tratarse de un gas metano, como el que genera una fosa séptica. Al levantar una tapa de un registro de un departamento en el que se ubican unos vestuarios con baños, se pudo determinar que el motivo de ese olor a gas era que estaba obstruida la canalización de fecales por la acumulación de gran cantidad de toallitas húmedas, que se pudo producir durante semanas o meses a raíz de que una o varias de ellas quedaron enganchadas y no se
biodegradaron.

El problema detectado se solucionó al retirarse esos residuos. Para evitar que esa situación se repita en el futuro, desde la Policía Local y los Bomberos le recomendaron al personal de dicha escuela infantil que recurran a otros métodos diferentes a tirarlos por el váter para deshacerse de esos residuos. Además, se efectuaron mediciones de gases derivados del petróleo,  propano, metano y etano, así como sulfhídrico, y dieron negativo. La intervención se dio por rematada a las dos y 25 minutos de la tarde de este martes.

P16 F2.JPG