RIBEIRA – Arden cerca de 200 metros cuadrados en un nuevo incendio intencionado en Artes que afecta al parque natural

Una superficie cercana a los 200 metros cuadrados de monte raso y con abundante maleza en el parque natural de Corrubedo, concretamente en la parroquia ribeirense de Artes, quedó calcinada en un incendio forestal intencionado que se declaró en torno a las cinco de la tarde de ese domingo. Fue un vigilante de esa zona protegida el que detectó el foco en el que se iniciaron las llamas a unos 50 metros del antiguo campo de fútbol y en las inmediaciones del puente de hormigón del río. Ese fuego generó una densa humareda que era visible desde los alrededores. De hecho, una columna de humo llamó poderosamente la atención de quienes disfrutaban de una agradable tarde de playa de O Vilar.

La magnitud de las llamas no alcanzó ni de lejos al del que tuvo lugar dos minutos antes de la una de la madrugada del pasado 8 de agosto en ese mismo entorno del campo de fútbol de Artes -la Xunta lo sitúa en la vecina parroquia de Olveira-, donde el fuego afectó a una superficie de 13 hectáreas en el parque natural, de las que 4 fueron de arbolado y el resto de monte raso. En aquella extinción trabajaron 6 agentes, 5 brigadas y 4 motobombas. En esta ocasión también se desplegó con gran rapidez un amplio dispositivo que, además del personal del parque natural de Corrubedo, estuvo compuesto por un agente forestal, dos brigadas con una motobomba del distrito comarcal, el Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM) de Ribeira con un camión motobomba, una car -formada por una pick up y tres brigadistas-, una patrulla de la Policía Local ribeirense y un helicóptero.

Este último, que estuvo sobrevolando la zona durante bastante rato, era una brigada helitransportada. Esa aeronave iba equipada con un bambi en la cesta preparado por si era necesario cargarlo de agua y vaciarla en algún punto caliente del incendio, al igual que bajar a la brigada para que trabajase sobre el terreno. Al final, no fue necesario ya que los medios movilizados por tierra lograron controlarlo en media hora y minutos más tarde lo dieron por extinguido, aunque en la zona quedó algún equipo regando y enfriando el perímetro del terreno afectado por el fuego. Afortunadamente, la rápida localización del foco del incendio y la no menos inmediata llegada de equipos de extinción impidieron que la superficie afectada fuese mayor.