RIBEIRA – Una trabajadora de una conservera sufrió el aplastamiento de una mano en una máquina de enlatar

Una trabajadora de la conservera Ignacio González Montes, ubicada en el lugar de Couso-Aguiño, fue víctima de un accidente laboral en torno a las once y cuarto de la noche de este martes, día 28 de junio, cuando estaba limpiándola antes de rematar su jornada y unos rodillos le engancharon la mano derecha. Un particular alertó a esa hora al Centro de Atención de Emerxencias 112 Galicia de que en la citada factoría había una persona con una extremidad superior atrapada en una máquina de enlatar, por lo que se movilizó una ambulancia del 061 con un técnico y un conductor y al personal médico y de enfermería del Punto de Atención Continuada de Ribeira, a una patrulla de la Policía Local y a los Bomberos del parque comarcal ribeirense.

El mencionado mecánico de la misma fábrica empezó a desmontar la estructura de la máquina en cuestión para poder liberar la mano derecha de la trabajadora, cuya identidad responde a las iniciales S.P.V., de 38 años y vecina de la parroquia ribeirense de Oleiros. Seguidamente, llegaron los Bomberos de Ribeira, que colaboraron con el mecánico en las citadas labores de desmontaje, siguiendo sus indicaciones hasta que se logró liberar la mano de la empleada, que la tenía aplastada y que le pudo reventar por la presión, por lo que fue trasladada al Hospital do Barbanza, donde fue intervenida de urgencia. La intervención de los medios de emergencias se dio por rematada poco antes de las doce menos veinte de la noche. Testigos del momento en el que se llevaban a cabo las maniobras de liberación de la mano indicaron que se vivió un mal rato y que fue “horrible”.

Este miércoles por la mañana la trasladaron a Vigo para continuar con el tratamiento, pero la mujer no tenía riego sanguíneo ni sensibilidad en la mencionada mano. Según parece, los médicos especialistas tratarán de reconstruirle la mano durante su estancia en el hospital de la ciudad olívica en el que permanece ingresada, y se estaba pendiente de operarla, algo que al cierre de la edición todavía no se pudo confirmar. Fuentes a las que tuvo acceso este blog indicaron que la situación de la herida no pinta nada bien, pues por la presión le reventaron tres dedos y parte de la palma, además de presentar diversas fisuras.