RIBEIRA – Un nuevo vertido incontrolado en el puerto de la ciudad desata la críticas de muchos vecinos

DSC_0950

Un nuevo vertido contaminante en el puerto de Ribeira hizo saltar de nuevo este miércoles, día 1 de junio, todas las alarmas. Varias personas que paseaban antes de las siete y media de la tarde por la zona entre el edificio de Portos de Galicia y la caseta de Salvamento Marítimo empezaron a percibir un olor nauseabundo y, nada más echar su mirada al agua, detectaron una coloración blanquecina, para luego observar que brotaba de un aliviadero situado entre dos rampas de piedra, y que se extendía por una amplia superficie.

Uno de los primeros en percatarse de lo que pasaba fue un guardamuelles de la Policía Portuaria, que dio traslado de la incidencia a sus superiores para que se adopten las medidas pertinentes. Otros testigos de ese vertido manifestaron que este tipo de episodios se repiten con frecuencia, pues cada veinte o treinta días se produce algo semejante y entienden que se hace necesario ponerle remedio para evitar graves consecuencias, además de que se abra una investigación para determinar responsabilidades y se sancione aplicando todo el peso de la ley.

Apuntan a que esa gran descarga contaminante afecta a las especies de la ría, pero también se extiende hacia una playa de Ribeira muy visitada, Coroso, y temen que los problemas de piel y de otro tipo de los que se quejan bañistas habituales puedan tener su origen en ese vertido. Para poner remedio a este tipo de riesgos y situaciones, lo testigos de este nuevo vertido exigen que el Concello ribeirense y otros organismos como Augas de Galicia tomen medidas para que no se vuelvan a repetir, aunque temen que, lamentablemente, su denuncia caiga en saco roto, pese a que su deseo es todo lo contrario.

P16 F2