RIBEIRA – Vuelven a detener después de un mes a un vecino por conducir sin carné y tener una condena que le prohibe hacerlo varios años cuando lo obtenga

Un vecino de Ribeira, cuya identidad responde a las iniciales J.G.M.C., de mediana edad, fue detenido en torno a las siete y media de la tarde de este lunes por la Policía Local de la capital barbanzana bajo la acusación de un delito contra la seguridad vial, por carecer de permiso de conducir, pues nunca lo ha obtenido. Los agentes municipales lo sorprendieron por las inmediaciones de la zona de Pedra das Cabras y Deán Grande á los mandos de un vehículo Nissan Almera. Tras algunas comprobaciones, pudieron verificar que ese individuo tiene pendiente una condena por la que, además de no poder ponerse a los mandos de un vehículo al no tener el permiso correspondiente, tampoco podrá hacerlo durante varios años a partir del momento en que, de ser el caso, obtenga el documento que le autoriza a ello. Esa sentencia judicial se dictó a consecuencia de un accidente de tráfico registrado hace bastantes años en el que se vio implicado el ahora detenido y que tuvo como resultado la muerte de dos personas.

Parece ser que el ahora arrestado trató de darse a la fuga cuando se percató de la presencia de los policías locales, que le llegaron a dar el alto al ver que se trataba de la persona de la que ya tenían sospechas de carecer de permiso de conducir, pues no hacía demasiadas semanas que fuera detenido por el mismo motivo. Lo vieron a los mando de un coche y circulando por una pista de la zona de Deán Grande y aunque en un primer momento se escapó, lograron interceptarlo poco después en esa misma zona del municipio ribeirense tras una persecución. Tras su arresto, J.G.C.M., fue trasladado a las dependencias de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, en cuyos calabozos pasará la noche y permanecerá a la espera de pasar a disposición de la autoridad judicial en las próximas horas.

 

Antecedentes

Cabe señalar que a primera hora de la madrugada de pasado 30 de abril, J.G.C.M. fue sorprendido en las mismas circunstancias y también se procedió a su arresto. Según relató en aquel momento un vecino de la Avenida García Bayón, los hechos ocurrieron sobre las doce y media cuando un Nissan Almera de color rojo, en el que iban dos personas en su interior, circulaba con los faros apagados en dirección hacia la Avenida do Malecón después de que tuvieran que arrancarlo a base de empujones, al no conseguir hacerlo por los métodos habituales. Un coche de la Policía Local que estaba patrullando por esa zona se percató de esas circunstancias y le dio el alto. El automovilista atendió a esas indicaciones echándose a un lado de la calzada.

A continuación, los policías locales le solicitaron la documentación y después de varias averiguaciones descubrieron que se trataba de una persona que carecía del permiso de conducir, pues nunca lo había obtenido, y que tenía pendiente la mencionada condena. Según relató el citado testigo, en el lugar donde se registró el suceso de hace un mes también se presentó una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía para apoyar la intervención de los agentes municipales. Luego, ambos cuerpos de seguridad se encargaron de instruir conjuntamente las diligencias por el citado delito contra J.G.M.C., que fue llevado a los calabozos de la comisaría ribeirense, para luego pasarlo a disposición de la autoridad judicial, que dictó su puesta en libertad con cargos.