O BARBANZA – Los alcaldes retoman el proyecto para que la perrera ribeirense preste un servicio comarcal

479719_482117488504510_1095760860_n

Los alcaldes de Ribeira, A Pobra y Rianxo mantuvieron este jueves una reunión para tratar un asunto que no es la primera vez que se aborda, pero que debido al interés mostrado por estos máximos responsables municipales parece que lleva visos de ejecutarse. Se trata de la posibilidad de que la perrera municipal ribeirense preste un servicio comarcal y, así, dar solución al problema de animales abandonados y contar con un servicio orientado a evitar los sacrificios de los animales.

Los tres mandatarios parecen estar de acuerdo en colaborar en sufragar los gastos que acarrea el funcionamiento de esta instalación, para lo que se están estudiando dos posibilidades: una pasa por cobrar a los concellos por cada servicio que se realice y otra, que parece que se ve con mejores ojos, que se reparta ese coste según el número de habitantes de cada localidad interesada en hacer uso de la perrera de Ribeira.

El alcalde ribeirense, Manuel Ruiz, manifestó que desde su Concello estaban mirando de sacar la gestión de manera individual, y que si había otros ayuntamientos que hicieran uso de los servicios concretos de esta instalación se le cobraría, pero el interés mostrado por los regidores locales de A Pobra y Rianxo por contar con ese servicio ha hecho que decidieran reunirse este jueves con responsables de la actual concesionaria de la perrera para ver las opciones que tienen. Parece ser que también estarían interesados los ayuntamientos de Dodro, Rois y Padrón, y se está a la espera de lo que decidan de otras localidades cercanas. Ruiz pretende llevar al pleno de junio el pliego de condiciones para el sacar a concurso la gestión de la perrera municipal.