OBRADOIRO – Unos jugamos a baloncesto y otros con la ilusión de una gran familia