RIANXO – Exdirectivos niegan las irregularidades económicas denunciadas en una querella

El expatrón y exvicepatrón mayores de la Cofradía de Pescadores “Virxe do Mar” de Rianxo, Baltasar Rodríguez y Juan Bautista Vicente, comparecieron ayer en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Padrón para prestar declaración en relación a la querella criminal interpuesta por los actuales dirigentes del pósito rianxeiro por la supuesta existencia entre el 1 de octubre de 2013 y el 27 de agosto de 2014 de irregularidades en la facturación del barco Perico por importe total de 15.698 euros. Del mismo modo, denunció que, sin que hubiera una norma o acuerdo expreso, el segundo percibió una compensación económica o en especie por las labores de apoyo en el control de pesaje y cumplimentación de ticketes a todas la embarcaciones participantes en Os Lombos do Ulla. Los dos querellados negaron esas irregularidades.

Juan Bautista Vicente, que no contestó a las preguntas del abogado de la entidad querellante, declaró que la Consellería acordó que, como la Cofradía de Rianxo era la que más trabajadores tenía, bebía colaborar más, pero que en todo caso, además del declarante, había 4 personas de otros pósitos realizando labores de apoyo en el control de pesaje y ticketes, y especificó que existe un acta en el que se recoge el acuerdo alcanzado entre la Consellería y los patrones mayores. Añadió que por esas funciones cobraban en marisco, “salvo en el primer año en que cobraba por el marisco que recogía y se le entregaba una cantidad hasta alcanzar el mismo tope de los mariscadores que más producto recogían”. A partir de ahí sólo cobraba por lo que recogía, y que unas veces no alcanzaba el tope y otras se repartían los excedentes, motivo por e que superaban ese cupo. En relación a los 15.698 euros a que hace referencia la querella, indicó que corresponden a tres personas, dado que en su embarcación, “Peruco”, iban como tripulantes sus dos hijos, por lo que de ese dinero a él le correspondían sólo 8.000 euros.

Vicente declaró que si no facilitó la documentación solicitada sobre la actividad llevada a cabo en el periodo antes citado, así como sobre el buque y su tripulación, se debió a que esa información no era competencia de la cofradía y la que si lo era estaba en sus archivos. Añadió que junto a ellos estaban guardacostas y guardapescas y que nunca detectaron irregularidad alguna ni les dijeron si estaban llevándose marisco de más, y que la Xunta ni Hacienda le abrieron expediente por esta campaña.

Por su parte, el expatrón mayor, Baltasar Rodríguez, ratificó algunas de las manifestaciones vertidas por el exvicepatrón mayor, especialmente al relatar que cuando se superaba el tope del marisco para cada tripulante, el sobrante se repartía entre los controladores, y que no es cierto que las ventas contabilizadas en facturas superen de forma notable las cantidades percibidas por los demás socios de la cofradía.

ACUERDOS DE CARRIL
Baltasar Rodríguez relató que en los acuerdos que se tomaron en Carril, cuyas actas tienen que estar en la cofradía, estaban todos los patrones mayores, la jefa de servicio, el subdirector de Gardacostas y los jefes de sala de operaciones de Vilaxoán y de Ribeira.