RIBEIRA – Atascos para desesperarse en la ciudad

Desde las seis de la tarde del pasado lunes y hasta casi las nueve de la noche de esa misma jornada se registraron largas y duraderas retenciones en la circulación rodada por el casco urbano de Ribeira, sobre todo en el entorno de la rotonda de Padín, concretamente en los dos principales viales de accesos a la ciudad: las avenidas de Ferrol y de A Coruña. Esas situaciones conflictivas convirtieron en auténticos “chistes” los atascos detectados a media mañana por esas y otras partes del casco urbano, que prácticamente sólo suponían dedicar un par de minutos más a cruzar por algún punto. Por el contrario, durante la tarde de ese mismo día, algunos conductores llegaron a invertir más de 20 minutos en atravesar un tramo que habitualmente no les lleva más de dos minutos, lo que provocó que tuvieran que armarse de paciencia para no caer en la desesperación.

Ello se debió a la coincidencia de distintas obras, como son las que se están realizando en la fachada de un edificio de la Rúa Lepanto, de la que todo el mundo se queja por considerar que sus condiciones no la hacen digna de ser una de las principales entrada al centro de la ciudad, pero que da un importante servicio. Durante el tiempo que está cortada esa vía -se abre al mediodía mientras van a comer los operarios- el tráfico se desvía automáticamente hacia el Malecón, en donde los conductores eligen entre los diferentes accesos que hay hacia el centro de la ciudad. En esos puntos fue necesario aguardar durante más tiempo al registrar una mayor afluencia de vehículos de la habitual.

Uno de los casos más problemáticos se dio en la Rúa Canarias, en donde se acumulaban coches en las inmediaciones de los semáforos debido al poco tiempo de apertura. En este caso, debería ajustarse la regulación, teniendo  en cuenta que al estar cortado el acceso desde Lepanto se reduce el tráfico rodado de entrada a la ciudad por la Avenida Miguel Rodríguez Bautista. Afortunadamente, la calle que pasa por detrás del colegio O Grupo en dirección hacia Mariño de Rivera ayudó a descongestionar el tráfico en el entorno de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.

Otras obras que están derivando en atascos son las de la construcción de una rotonda de acceso a las instalaciones de la nueva lonja y el club náutico y que han supuesto el corte del paso desde la rotonda de As Carolina en dirección a García Bayón. Fuentes municipales recomiendan a todos los conductores que no tengan que pasar obligatoriamente por el centro de la ciudad para dirigirse a sus destinos que hagan uso de otros, como para ir hacia distintos puntos de Castiñeiras, Aguiño o Carreira que se dirijan por la carretera que pasa por Frións y así evitar posibles atascos, además de que de esa forma se contribuye a aliviar el tráfico, al haber menos vehículos circulando.

Además, a primera hora de la mañana del martes, coincidiendo con una de las horas punta del día, en lo que a tráfico rodado se refiere, se repitió el colapso de la tarde anterior. Para evitar que al mediodía se repitiera el problema, desde la Policía Local ribeirense se solicitó a la empresa que realiza los trabajos que adelantase el descanso del mediodía para evitar las dificultades que se podrían en torno a la una de la tarde y en la hora y media siguiente, con las salidas de los colegios y de los puestos de trabajo. Esa decisión evitó que se registrasen nuevas retenciones a esas horas. Ahora habrá que esperar a saber cuanto tiempo se van a prolongar las mencionadas obras para saber durante cuanto tiempo más van a tener que seguir soportando los conductores los problemas de las retenciones como las del lunes por la tarde como a primera hora de la mañana del martes.