BOIRO – Una gran ruina difícil de vender a precio de saldo

Al administrador concursal le llegaron propuestas de compra de la nave, pero ninguna en firme pese a rebajar el precio a una cantidad que oscila por los 300.000 euros

P19 F1

Transformados Algarosa, propietaria de la fábrica Boiromar, pertenece en su totalidad a Famisa Mercantil de Inversiones S.A., una sociedad que desde hace un par de años se encuentra en concurso de acreedores y sin liquidez. Por ello, no se encuentra en condiciones de afrontar una actuación que se le reclama desde el Concello para asegurar la situación de dicha planta en estado de abandono y ruinoso, tal y como señala un informe elaborado por técnicos municipales en 2013. De esta manera, su administrador concursal, José Miguel de la Peña, indicó que las instalaciones de O Chazo están en venta y que incluso la ofrecen por cerca de 300.000 euros, una cantidad irrisoria si se compara con los 18 millones en que fue tasada antes de que fuese saqueada, e incluso de 1,5 millones en que se valoró lo que queda en pie y el solar.

De la Peña, que indicó que los anteriores propietarios entregaron Boiromar en buen estado y con las máquinas en pago de una deuda, manifestó que la llegó a sacar a subasta en dos ocasiones vía online, pero esos procesos quedaron desiertos. Añadió que le han llegado algunas propuestas económicas, pero ninguna de ellas en firme y la mayoría de ellas interesadas en cambiar la actividad para levantar algún establecimiento relacionado con el sector turístico. Pero, precisó que ello no es posible, pues el Concello sólo concede licencias para conserveras o actividades vinculadas con el sector del mar. Añadió que todo lo que les llegue lo estudiarán, pues su intención es venderla para disponer de liquidez y vallar Boiromar, o hacer frente a la cantidad de 12.900 euros que le reclamaría el Concello al acometer dicha actuación de manera subsidiaria, pasándole luego a cobro esos gastos.

El administrador concursal indicó que Famisa recibió la fábrica en perfecto estado y fue entonces cuando se constituyó Transformados Algarosa S.L. con la intención de dedicar la nave ocupada por Boiromar al reciclado de algas marinas. Pero, estos planes se vinieron abajo cuando hace dos años la Guardia Civil le comunicó que habían desvalijado la fábrica y que había abierta una investigación por el robo de la maquinaria, de la que apareció una parte en Murcia.