RIANXO – El excomandante se libra de la cárcel

Un acuerdo de conformidad entre el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Pontevedra, Juan Carlos Aladro, y el abogado defensor de Juan Manuel González Díaz, que fue comandante del puesto rianxeiro de la Guardia Civil entre el 4 de enero y el 24 de diciembre de 1999, evitará un posible ingreso en la cárcel de este último como consecuencia del procedimiento abierto por su implicación en el fraude en la comercialización del gasóleo bonificado, por el que este jueves se inició un juicio en la sección segunda de la citada sede judicial pontevedresa.

El representante del Ministerio Público aceptó la rebaja en su petición de pena, que era de cuatro años y ocho meses de prisión, multa de 19 meses a razón de 12 euros de cuota diaria e inhabilitación especial para el empleo de guardia civil durante 6 años por un delito de falsedad, y de tres años y seis meses de cárcel e inhabilitaciones como miembro de la Benemérita y para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como multas de 939.155 y 1.449.532 euros por los delitos contra la Hacienda Pública. Con el acuerdo alcanzado, le quedó la pena en una multa de seis meses a razón de una cuota diaria de 6 euros -1.080 euros- y la inhabilitación especial para el empleo de funcionario público durante un año.

Ello fue posible a cambio de que este acusado, así como los otros que vieron reducida su condena, reconoció su participación en la red que desvió gasóleo B del denominado régimen fiscal suspensivo -está exento de impuestos especiales y del IVA-, procedente de un depósito fiscal de Forestal del Atlántico, en Mugardos,, a diversas sociedades radicadas en Portugal, para comercializarlo después en Galicia como gasóleo A. Del mismo modo, en todos los casos el fiscal admite la existencia de una atenuante “muy cualificada” de dilaciones indebidas, ya que el fraude que se juzga se cometió supuestamente entre los años 1998 y 2000, por lo que existen algunos delitos que pudieron haber prescrito.

Juan Manuel González Díaz, sargento de la Guardia Civil y excomandante del puesto de Rianxo, estaba acusado de dar el visto bueno y firmar las notas de entrega y de haber estampado el sello del citado cuartel de la Benemérita en, al menos, un total de 153 repostajes de gasóleo a buques supuestamente realizados por Pousadoiro S.L. en el muelle de Rianxo, sin que ninguno de ellos se hubiera producido.

Con los acuerdos alcanzados con doce de los procesados, y con la retirada de cargos contra cinco de los procesados, así como la muerte de otro y uno que se encuentra declarado en rebeldía, el juicio por el fraude del gasóleo, que supuestamente superó los 30 millones de euros, proseguirá este lunes en la Audiencia de Pontevedra contra 4 de los 23 imputados. Las defensas de los que continúan encausados solicitan al tribunal la nulidad de las escuchas telefónicas que sostienen la acusación. Del mismo modo, sostienen que se ha vulnerado el derecho a una legítima defensa de sus clientes, así como la tutela judicial efectiva o, incluso, su derecho a la intimidad.