RIBEIRA – Nuevo retraso en la plaza de abastos

P18 F2

Manuel Ruiz Rivas había anunciado en el último pleno de la corporación local de Ribeira que los placeros se iban a trasladar al nuevo mercado municipal antes del puente de la Constitución. Sin embargo, tras una reunión celebrada ayer con esos comerciantes en el mismo escenario -el salón noble del consistorio ribeirense-, a la que también asistió la concejal Esther Patiño, con la finalidad de concretar los detalles de dicha operación, el alcalde indicó que habían consensuado que dicho traslado tendrá lugar una vez concluya la campaña comercial de Navidad y se instale el transformador.

Del mismo modo, los representantes del Ejecutivo de Ribeira explicaron las nuevas cláusulas de la ordenanza fiscal reguladora de esta actividad, que se someterá a la aprobación plenaria el lunes de la próxima semana, y en la que sobresale el pago de 100 euros mensuales por cada puesto, cuando hasta ahora estaban abonando 37 euros cada tres meses por cada ano. Otro punto tratado en dicho encuentro, tuvo que ver con las condiciones del traslado, respecto del que se avanzó que será una empresa especializada la que se encargará de todo ese
proceso.

Los placeros, algunos de los cuales expresaron su malestar después de que el alcalde les indicase que si no estaban a gusto que había otros en lista de espera para entrar, sugirieron en la reunión una serie de mejoras que permitan minimizar las incomodidades derivadas de que todos ellos vayan ubicados en una sola planta y que tienen que ver, principalmente, con las distancias de separación entre los diferentes puestos de venta. Con respecto al sorteo de estos últimos, la intención del equipo de gobierno es que se pueda desarrollar en el transcurso de la segunda quincena del mes de noviembre. Según pudo saber la redacción de «loqueyotedigo», el próximo lunes, a partir de las diez de la mañana, los placeros podrán volver a visitar las instalaciones del nuevo mercado municipal.