RIBEIRA – Cerqueros que no amarran

El pasado sábado se hizo pública la decisión adoptada en Portosín sobre el amarre indefinido de la flota del cerco desde este lunes, 18 de octubre, al cerrarse la pesquería del jurel por parte del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Esta última medida cayó como un jarro de agua fría en el sector del cerco, que calificó de injusto el reparto de las cuotas que hace que los buques de la Asociación de Armadores del Cerco de Galicia (Acerga) estén sin posibilidades de pesca, mientras que el resto de la flota puede seguir faenando. Aún así, desde dicho colectivo comunicaron que la decisión de los buques asociados fue individual y que su flota ya estuvo parada a lo largo del año durante más de dos meses.

Acerga precisó que la planificación llevada a cabo por estas empresas armadoras que, una vez iniciada la actividad, se dirigieron a otras especies como caballa, anchoa, caballón, entre otras, les permite disponer a día de hoy de cuota de jurel de las zonas IXa y VIIIc. Y concluye que, estando totalmente de acuerdo con que la cuota de que se dispone es claramente insuficiente, “la decisión tomada por estos armadores es seguir faenando y consumir la cuota de que disponen”. De este modo, los cerqueros explicaron su forma de trabajar y las razones por que no secundan el paro.