RIBEIRA – Las menores de edad desaparecidas le anunciaron horas antes a un amigo que se iban a fugar de sus casas

La Policía Nacional trató de localizarlas a través del teléfono móvil de la más pequeña, pero no logró permiso de la compañía y cundo llegó el mandato judicial el aparato ya estaba apagado

IMG_20150928_102933ALBA SAMPEDRO MILLAN (2)

La desaparición de dos menores de edad mantiene en vilo desde la tarde del domingo a sus familias y al pueblo de Ribeira. Se trata de Sarai Folgar Cores y Alba Sampedro Millán, de 15 y 13 años, respectivamente. La primera vive en la Avenida de Rosalía de Castro, aunque cuando se la perdió de vista se encontraba en la casa de su abuela paterna en la parroquia de Aguiño, a donde la llevaron sus padres para tenerla controlada y alejada de cierto hábitos. La segunda vive con su madre en Castiñeiras y hasta allí regresó a primera hora de la tarde del domingo tras estar con un familiar en A Pobra. Una de ellas le llegó a anunciar a un amigo mayor de edad que se iban a fugar, pero no le dio mayor importancia, creyendo que se trataba de una chiquillada. Ante la
sospecha de que ambas se desplazaron a Vigo, la Policía Nacional procedió a inspeccionar el piso de este joven en dicha ciudad, pero sin encontrar nada.

El mismo resultado se obtuvo tras hablar con los amigos de ambas chiquillas, que no saben en donde pueden estar escondidas. La madre de Sarai presentó la denuncia de la desaparición en torno a las siete de la tarde después de estar buscándola al percatarse a las 17.30 horas de que no estaba y que había aprovechado un despiste durante una visita para escaparse por una ventana. La madre de Alba presentó la denuncia de la desaparición en la comisaría tres horas después, tras realizar algunas investigaciones por su cuenta.

Se sabe que ambas se dirigieron al muelle de A Ameixida, en donde cogieron un taxi, que las llevó hasta la vecina localidad de A Pobra, y de allí se desplazaron en un autobús de la empresa Arriva. Al saberse que cogieron ese transporte de pasajeros se sospechó que se dirigían a Santiago de Compostela, por lo que agentes de la comisaría de Santiago acudieron hasta allí, pero no estaban. Investigaciones posteriores permitieron saber que se bajaron en una parada de Boiro y que luego fueron hasta Padrón para coger un tren, posiblemente con destino a la ciudad olívica, en donde tienen algún amigo de edad muy similar a ellas. Las pesquisas realizadas en ese sentido dieron negativo.

Los padres de las chiquillas manifestaron que están destrozados con la desaparición y desde el domingo por la tarde no han dejado de acudir a la comisaría en espera de novedades. De hecho, han decidido difundir sus imágenes para reclamar la colaboración ciudadana, además de la investigación policial que, al cierre de esta edición, aún no había dado sus frutos. Según pasaron las horas, se fueron desvaneciendo las esperanzas de que ambas pudieran pasar la noche pasada en sus casas, de ahí que sus familias sacasen fuerzas de flaqueza para encontrarlas.

La Policía Nacional quería localizarlas a través del teléfono móvil de Alba, aprovechando que el domingo por la noche todavía estaba encendido, pero no consiguió la autorización de la compañía y cuando este lunes se obtuvo el mandamiento judicial solicitado para rastrear su señal ya estaba apagado, por lo que su localización no parece que sea posible hasta que lo vuelva a encender. También se sabe que pasadas las dos de la madrugada del lunes, la pequeña Alba le mandó un menaje -no se trató de ninguna llamada- a miembros de su familia para indicarles que estaba con Sarai y que ambas se encontraban bien, pero no dio pistas sobre su paradero.

Desde la redacción de “loqueyotedigo” nos hemos ofrecido a colaborar con las familias en la localización de estas menores, al igual que sucedió hace una semana y media con Carlos Ordóñez Burés, el rianxeiro de 19 años que estuvo desaparecido durante un día y medio tras sufrir un accidente de tráfico en un a pista del monte de O Araño. Y deseamos con todas nuestras fuerzas que simplemente se trate de una chiquillada y que las dos niñas recapaciten y contacten con sus respectivas familias para regresar a casa cuanto antes. Ánimos para Fernanda y Eva, así como para el resto de familiares y seres queridos…