A POBRA – Una vecina de la villa denuncia a su padre, que es un conocido delincuente, por pincharle las cuatro ruedas de su automóvil

P20 FU

IMG-20150911-WA0007

DSC_1449

DSC_1461

Una pobrense de 27 años denunció este viernes en el puesto de la Guardia Civil a su padre, Francisco Javier Insua Sobrido, conocido como “Poalleira”, del que sospecha que fue el autor de los daños que en la madrugada del viernes sufrió su Mazda 626 y con placas PO-9396-BL, que había dejado aparcado diez horas antes en la Rúa Luis Seoane. Esta mujer se percató de lo sucedido cuando, en torno a las once de la mañana se dirigió a su vehículo y vio que tenía pinchadas las 4 ruedas, que valoró en 360 euros, y alertó a la Policía Local, que elaboró un informe al respecto. Añadió que aunque es la primera vez que ese coche sufre daños de ese tipo, en otro automóvil que tenía junto a su pareja también le rajaron los neumáticos y que, en aquella ocasión, el autor fue su progenitor, y que por ello ya fue condenado en su día.

La pareja de la denunciante apuntó que no es la primera vez que se enfrentan a problemas con el arrestado, pues subrayó que la situación que están viviendo con el denunciado se convirtió en un «sinvivir” y teme que pueda acabar mal si la Justicia no actúa con urgencia. Recordó que hace unos días, en concreto, poco después de la medianoche del pasado domingo, estaba con amigos en la terraza de un bar y pasó por allí el citado “Poalleira”, que comenzó a insultarle. Añadió que pasó de él en sus primeras acometidas, pero que como a la cuarta le dio patadas, “tiven que defenderme”. Añadió que una vez que logró inmovilizarlo, llamó a su mujer para que avisase a la Guardia Civil, personándose en el lugar una patrulla de la Benemérita y otra de la Policía Local. Como teme que ese hombre vuelva a agredirle o cause más daños a sus propiedades, solicita una orden de alejamiento.

La familia del “Poalleira no es la única que tiene problemas con él. De hecho, vecinos del barrio de Tetuán recogieron firmas para entregar en varias instituciones, incluyendo los juzgados de Ribeira, para echarlo de la zona, por los problemas que les causa. Además, la Guardia Civil está investigando la denuncia presentada por los padres de una boirense de 20 años, que padece algún tipo de discapacidad, y a la que supuestamente “Poalleira” se llevó el jueves a su casa. Algunos jóvenes los siguieron y grabaron con la cámara de sus teléfonos móviles esa escena en la que el ahora detenido sujeta de la mano a la citada joven. Esas imágenes se difundieron con rapidez a través de varias vías.