RIBEIRA – Ruiz fracasa en su primera propuesta de gobierno al tumbar la oposición su plan de sueldos e indemnizaciones

El PSOE, que consiguió que el alcalde incluyera sus ideas, cambió su voto momentos antes del pleno de organización

P19 F1

El alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz, se llevó ayer su primer revés fruto de la minoría de su grupo municipal. Se votaban las retribuciones e indemnizaciones de los miembros de la corporación, grupos municipales y designación de personal eventual y parecía que iba a salir adelante con las abstenciones del PSOE e IPdeR, pues Ciudadanos, desde el principio, y BNG, tras su última asamblea, acordaron oponerse a dicho plan económico y de gobernabilidad. Pero, al final, todos los miembros de la oposición, excepto Lola Elorduy, del grupo de no adscritos, acabaron por tumbar esa propuesta.

Elorduy manifestó que no entendía las rebajas en las dedicaciones, pero que apoyaba la propuesta. Aún así le lanzó un mensaje a Ruiz para que gobierne para todo el pueblo, que sepa escuchar y atender a los vecinos. Rosa García Pose, de IPdeR, que pidió reunirse con su equipo al intuir el cambio de postura de los socialistas, manifestó que debían reducirse las cantidades propuestas para las dedicaciones, pero anunció que su grupo no iba a obstruir la acción de gobernar.

El portavoz de Ciudadanos, Juancho Chouza, indicó que era necesario dar ejemplo de austeridad, por lo que creyó adecuado el número de dedicaciones pero no el dinero a percibir. Y repasó las ideas que le planteó para incluir, pero que al no ser atendidas su votaba era contrario. El socialista José Manuel Vilas, tras decir que este sería el mandato más plural, aseguró que los salarios del alcalde, su secretaria, responsable de comunicación y la teniente de alcalde eran altos, y recitó propuestas que presentó para incorporar en el plan y que fueron aprobadas.

Xosé Antonio Vázquez Cobas, del BNG, señaló que este plan es una continuidad y que la comparativa que presentó el alcalde para cifrar el ahorro era entre 2011 y 2015 en lugar de hacerla entre 2014 y 2015, “onde non hai grandes cambios”. Puntualizó que Ruiz actúa como si tuviera los 13 concejales del anterior mandato. A juicio del edil nacionalista debería haber menos personal para que el ahorro previsto de 100.000 euros en 4 años se logre en uno.

Herminia Pouso, del PP, criticó la falta de responsabilidad de la oposición al no asumir la responsabilidad de gobierno no la de dejar gobernar. Añadió que antes de traer esta propuesta al pleno se consensuó con los demás grupos. Ruiz, que salió enfadado y contrariado del salón de plenos, manifestó que los sueldos no son caprichos sino que van en función de la población y las responsabilidades, precisando que su propuesta es de mínimos, pues no conoce un Concello con el mismo presupuesto, competencias y población que Ribeira y que tenga menos personas con dedicación al Ayuntamiento. Puntualizó que las necesidades de Ribeira no son ideológicas, porque si no vale su propuesta puede haber otra, y que la ciudad se merece tener un gobierno estable. Y concluyó diciendo que, como parecía que eso no iba a suceder, “hoxe vou exercer de ditador”. Ahora queda saber si el mandatario convoca otro pleno antes del 13 de julio o se presenta una moción de censura, pero no parece que la situación pueda continuar de esta manera.