RIANXO – El joven Carlos Ordóñez, que estuvo desparecido día y medio tras un accidente, tiene muchas lagunas sobre lo ocurrido y no descarta que alguien lo drogase

PADRE-CARLOS-ARAÑO

PADRE-CARLOS-ARAÑO(3)

 

Carlos Ordóñez se encuentra ya en su casa del lugar de Miráns, en O Araño, donde descansa de un suceso que generó una gran angustia entre sus familiares y amigos y que mantuvo en vilo a todo el país. Por el momento, se acuerda de muy poco de lo sucedido y piensa que iba solo en el coche, ni tan siquiera de que lo vio su primo que trabaja en el servicio municipal de limpieza viaria en Rianxo cuando iba en el coche y le acompañaba un muchacho de su edad y que llevaba una visera tipo béisbol. Sin embargo, cuando se lo dijo su madre fue cuando el muchacho de 19 años recordó que había visto al barrendero, pero no de ir con nadie en el coche.

Tampoco tenía claro porque subió por la pista que lleva a varias aldeas y al pico Muralla. Al salir del coche estuvo buscando por su teléfono móvil para llamar pero que no lo encontró y que, posiblemente al estar desorientado, empezó a andar monte arriba, en dirección al campo de fútbol. También relató que quiso salir de allí, pero que se le hizo de noche y no era capaz de ver. Estas y otras preguntas sobre circunstancias extrañas de las que ya habló este blog y que tuvieron lugar antes, durante y después del accidente son las que se tratarán de esclarecer de ahora en adelante.

Del mismo modo, Calos Ordóñez le dijo a sus seres queridos que escuchaba todo lo que pasaba a su alrededor, al helicóptero, volando muy cerca y los coches pasando casi a su lado, pero que no era capaz de despertar. Todos esperan que según vaya pasando el tiempo pueda recordar lo sucedido desde la madrugada del pasado viernes hasta que fue localizado, aunque como ya se apuntó en algún momento, pudiera ser que alguien le hiciera algo, como suministrarle sustancias estupefacientes sin su conocimiento, por lo que no se descarta que se someta a unos análisis que permita determinar esa circunstancia.

REACCIONES DEL PADRE DEL MUCHACHO

“Non contaba con el. Se non fora por todo o dispositivo de búsqueda que se montou sería moi difícil localizalo”. Así se expresó este domingo el padre del joven para agradecer la labor de los servicios de emergencias y, de una forma especial, de los numerosos voluntarios que se sumaron a la búsqueda de su hijo, que permaneció un día y medio desaparecido tras sufrir un accidente con el coche de su progenitor en las inmediaciones del campo de fútbol de O Araño.

Juan Ordóñez recordó que cuando se registró el accidente, el Kia Sportage dio varias vueltas de campana para pararse en medio del monte a unos cuarenta metros de la pista. Subraya que esta circunstancia desorientó a su hijo que, tras salir del coche, vagó por la zona sin saber muy bien a donde dirigirse hasta que se tumbó en una cuneta a unos 400 metros del vehículo, donde finalmente fue localizado.

Tras ser localizado, el joven fue trasladado en ambulancia al Clínico de Santiago, donde se le hizo una revisión médica y se determinó que estaba en buen estado, aunque tiene roto el dedo pulgar de un pie. Al recobrar fuerzas, Carlos Ordóñez se dirigió al padre para disculparse por todo lo sucedido. “Perdona, papá”, recordó su padre, quien le quitó  hierro al asunto contestándole que “estás perdonado, xa falaremos disto máis adiante”.

El padre de Carlos Ordóñez recordó la implicación de tanta gente, por lo que agradeció públicamente a las personas que participaron en el operativo, puesto que “se non houbera tanta xente buscando, sería moi difícil que o encontraramos”. En este sentido, recuerda que “se non fora polos veciños, o meu fillo non estaba aquí hoxe”.