RIBEIRA – La juez deja libres a los detenidos por un intento de robo en Bretal, pero les advierte que si reinciden los enviará a prisión

A uno de ellos se le imputó el robo de un teléfono móvil, pero dijo
que lo compró con su propio dinero

P19 F1

DSC_0116

 

DSC_0090

Quedaron en libertad, pero siguen imputados por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa, aunque la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 ribeirense les advirtió que como vuelvan a reincidir los manda directos a la cárcel. Se trata de dos jóvenes, R.C.L.V., “Roberto do Viso”, de 31 años y vecino de Bretal (Ribeira), y J.A.D.C., “Calígula” de unos 33 años y de Crocha (A Pobra). En el primero de los casos tiene atemorizados a los vecinos de su aldea en Olveira y de los alrededores, sobre todo en Sirves, que aseguran que no descansan tranquilos con él en la calle, pues lo responsabilizan de un buen puñado de robos. El segundo es conocido por las fuerzas de seguridad como un furtivo habitual y cuando se registran sustracciones algunas de la miradas apuntan hacia él.

Ambos son a los que la Policía Nacional detuvo poco después de las tres de la tarde del jueves -a Roberto do Viso también lo había arrestado dos días antes y dio por esclarecidos una decena de robos en el municipio- después de que un vecino de Bretal los espantó a gritos, cuando supuestamente daban martillazos a la cerradura de la puerta principal de la casa que habita. Sin embargo, los dos regresaron en el Renault Clío, en que al parecer habían huido momentos antes, y al ver a los agentes de la comisaría se interesaron por su presencia en el lugar, haciéndose los despistados. En el momento de la detención, Calígula no opuso resistencia alguna, pero suplicaba que lo dejaran libre ya que tiene un hijo al que atender, mientras que Roberto do Viso trató de escapar a la acción policial, sin lograrlo, oponiendo luego bastante resistencia, por lo que tuvieron que usar la fuerza para reducirlo, motivo por el que algún funcionario sufrió lesiones, y una vez que lo introdujeron en el coche patrulla, acabó por romper el cristal de la ventanilla de una puerta trasera dándole alguna patada.

Después de pasar una noche en los calabozos de la comisaría , los dos pasaron a disposición judicial ayer por la mañana para prestar declaración ante la juez instructora, ante la que negaron su implicación en esa tentativa de robo. A Calígula le preguntó   por a través de un teléfono móvil con los último.  teléfono móvil que le incautó la Policía bajo la sospecha de que presuntamente lo robara, a lo que respondió que lo había comprado.

Por otro lado, también pasó a disposición judicial M.A.M.A., conocido como uno de los Hermanos Dalton, que fue detenido el jueves al haber una requisitoria de una comisaría de Ourense por su presunta implicación en un robo en un bar de la localidad. Sin embargo, en su declaración ante la juez negó que hubiera entrado en ese local y que fuera él el ladrón.