RIBEIRA – El detenido por la agresión a dos senegaleses dice que uno de ellos le golpeó con un puño americano

IMG_20150521_003546
La Policía Nacional puso a disposición judicial un listón de madera partido en dos que considera fue usado en la supuesta agresión

IMG_20150520_205018
Imagen de Egidio con algunas cicatrices que asegura le causaron con un puño americano

El joven Manuel López Montemuiño, “Egidio”, que fue detenido por la Policía Nacional por la presunta agresión a los senegaleses Madiop Ndao y Papa Diatta, quedó en libertad, aunque sigue imputado por un delito de lesiones, según consta en el auto dictado por la magistrada del Juzgado Número 2 de Ribeira. Después de negarse a declarar en la comisaría, desde donde lo había llamado para que se presentase en esas dependencias y acudió de forma voluntaria como paso previo a su arresto, este vecino de Bretal de 24 años contestó a las preguntas que le formuló la autoridad judicial. El Ministerio Fiscal no solicitó comparecencia, por lo que nadie solicitó para el muchacho la medida preventiva de ingreso en prisión, y la magistrada accedió a la petición de la defensa, que era que quedase en libertad. Cabe recordar que Egidio había solicitado el habeas corpus tras su detención, por considerarla injusta, pero sobre todo porque pretendía que la juez lo dejase libre para poder acudir al trabajo que había conseguido para ese mismo día en la lonja ribeirense.
De hecho, reconoció que intervino en la pelea, pero su versión sobre lo ocurrido fue distinta a la denunciada. Puntualizó que uno de los denunciantes le golpeó en el rostro con un puño americano cuando se marchaba del lugar de la reyerta con dirección hacia la Praza do Concello. Asegura que fue con ese tipo de objetos con los que le causaron algunas cicatrices pues vio como le brillaban en ambas manos a uno de los senegaleses. En su rostro presenta heridas importantes que podrían probar ese argumento. Egidio declaró ante la magistrada que esa noche había bebido y consumido sustancias estupefacientes y que el origen de su implicación en la pelea estuvo en que tras salir de un local hostelero de esa zona observó como a cierta distancia estaban uno de sus hermanos menores, de 17 años, con una chica en una discusión con otra persona -desconoce los motivos que la causaron- resultó ser uno de los senegaleses, al que habían visto poco antes en el citado local, y que en defensa de su familiar.
El imputado negó que le diera un botellazo en la cabeza a su oponente, Papa Diatta, y precisó que las heridas que este último se produjo en una oreja pudo ser que se cortó con los cristales de la ventanilla de un coche que se rompió en el transcurso de la refriega. Sobre otra de las cuestiones importantes que se contemplan en la denuncia, como es la supuesta agresión a Madiop Ndao, futbolista del Atlético Ribeira, con un listón de madera -inicialmente se dijo que podría ser una barra de hierro-, “Egidio” dijo que él no le golpeó con ese objeto, sino que lo hizo en un brazo con una pequeña barra de yeso que encontró en un contenedor de obra, y que de forma accidental pudo salir despedido algún trozo de la misma y le golpeó a ese senegalés en la cabeza. Todas estas cuestiones, hacen que la juez instructora tenga dudas sobre la credibilidad en relación a las distintas versiones que hay en estos momentos sobre lo ocurrido en la madrugada del pasado sábado entre los jóvenes implicados en la reyerta, aunque la instrucción avanza para tratar de aclarar esas circunstancias.
Uno de los hermanos menores de Egidio, que es gemelo y tiene 17 años,  también fue detenido y quedó libre en la tarde del martes después de ser puesto a disposición de la Fiscalía de Menores de A Coruña.
Por otro lado, personas cercanas a Egidio manifestaron la gran facilidad que tiene para meterse en peleas, pero esperan que lo ocurrido le sirva para aprender y no caer en los mismos errores.